Recorrido por la costa oriental del Algarve

Portugal - Comentarios -

En el Algarve oriental se encuentran varios pueblos y ciudades los cuales conservan su encanto tradicional. Todos ellos, esconden rincones preciosos que te van a sorprender y que vale la pena descubrir.

Otra de las excursiones que realizamos en Portugal desde nuestra estancia de una semana en Islantilla en la provincia de Huelva, fue para hacer un recorrido por las principales poblaciones turísticas del Algarve oriental. Esta zona es la que queda una vez se cruzado la desembocadura del rio Guadiana por el Puente Internacional desde Ayamonte a Vila Real do Santo António.

Esta es una costa preciosa con grandes playas y arenales interminables, que está bañada por aguas templadas de color turquesa del océano Atlántico. Una zona en la que sus principales turistas no son los españoles, como podríamos imaginar por su proximidad, sino los ingleses que ocupan la mayoría de plazas turísticas, junto con otros países del norte de Europa los cuales invaden las costas sur de España y Portugal buscando el sol y la playa.

Por suerte, la época en la que hicimos este recorrido era en temporada baja, lo que nos permitió disfrutar de toda la tranquilidad y el sabor que ofrece esta zona, con una serie de pueblos que aparte del turismo también viven de la pesca y la agricultura.

 Villa Real do Santo António 

Plaza Marqués de Pombal – C1903-4903

Plaza Marqués de Pombal – C1903-4904

Plaza Marqués de Pombal – C1903-4905

Puerto de Vila Real de Santo António – C1903-4906

Embarcadero de los ferrys – C1903-4907

Calle comercial de Villa Real do Santo António 

Esta población es la puerta de entrada al Algarve, una población fronteriza la cual sus comercios cada día reciben una buena cantidad de españoles, que muy a menudo, cruzan la frontera para adquirir productos portugueses a precios más baratos o de mejor calidad.

Lo que más llama la atención de esta ciudad es sus trazos urbanísticos, los cuales presentan una ciudad muy ordenada con calles que forman cuadriculas paralelas, siendo su centro neurálgico la Plaza Marqués de Pombal. Esta es una ciudad nueva ya que se construyó en el año 1773, para sustituir una antigua población que fue engullida por las olas y las arenas movedizas. La construcción fue ordenada por el Marqués de Pombal, que en aquella época era primer ministro de Portugal. Se tomó por modelo urbanístico la usada para la reconstrucción del barrio de Baixa en Lisboa.

La gran Plaza Marqués de Pombal, alberga los principales edificios de la ciudad como el Ayuntamiento, la Iglesia de Nuestra Sra. de la Encarnación y la Casa del Cuerpo de Guardia. En el centro de la ciudad preside un obelisco dedicado al rey Juan José I. En esta plaza se producen una gran parte de los eventos que tiene la ciudad como el mercado semanal y otros eventos festivos. De la misma plaza parten las principales calles comerciales que están repletas de restaurantes, bares, terrazas, tiendas de recuerdos y otros. También es de destacar el Centro Cultural Antonio Aleixo que ejerce como centro cultural de la ciudad.

Otro de los paseos bonitos de la ciudad es la Av. de la República que recorre la ribera del rio Guadiana en el que se puede ver enfrente la ciudad de Ayamonte al otro lado del rio. Desde este lugar parte un trasbordador que hace la travesía del rio Guadiana hasta Ayamonte y viceversa.

Muy cerca de Vila Real do Santo António, se encuentra una reserva natural de humerales que está protegida, cuyo nombre es: Reserva Natural do Sapal de Castro Marim y Vila Real de Santo Antonio por encontrarse entre estas dos poblaciones. Esta es una reserva importante ya que en ella cada año una gran cantidad de aves migratorias eligen este lugar para hacer nidos. Se puede visitar siguiendo los senderos indicados a pie o en bicicleta en la que recorren las marismas y las salinas.

El principal atractivo turístico de esta localidad aparte del comercial es las playas y las que se encuentra muy cerca como Monte Gordo, Manta Rota o Lota, siendo todas ellas un gran atrayente para el turismo familiar que busca playas extensas de aguas templadas.

 Tavira 

Jardín público de Tavira – C1903-491

Plaza de la República de Tavira – C1903-4914

Calle de Tavira – C1903-4915

Iglesia Matriz de Santiago – C1903-4920

Vista de la ciudad de Tavira

Rio Gilâo a su paso por Tavira – C1903-493

Tavira es una preciosa y pintoresca ciudad que la atraviesa el rio Gilâo, la cual, cada lado de la misma esta comunicada por un puente, que según parece era de origen románico. El actual se rehabilitó en el siglo XVII y presenta siete arcos. Desde este puente podemos observar unas preciosas vistas del rio y de cada lado de la ciudad.

Es una ciudad para pasear tranquilamente y disfrutar de la multitud de rincones que esconde, ya que cuenta con un núcleo histórico muy bonito y de gran valor. Desde el puente romano que se alza en el lado occidental se inicia un entramado de callejuelas empedradas que suben hasta el alto de las murallas del castillo. Estas callejuelas de casas encaladas de color blanco están repletas de bares y restaurantes que dan vida y amenizan la subida.

Por el camino encontramos edificios e iglesias de gran valor, como la Iglesia de la Misericordia que está considerada una de las mejores muestras renacentistas del Algarve, por su magnífico pórtico de entrada que está coronado por Nuestra Señora de la Misericordia acompañada por San Pedro y San Pablo. Otra de las Iglesias interesantes es la de Santa María do Castelo, construida entre los siglos XIII y XIV, siendo reconstruida en el año 1755 debido a los desperfectos que sufrió a consecuencia del terremoto de Lisboa.

En cuanto a edificios y monumentos, son de destacar El Palacio de la Galería un edificio de líneas barrocas que acoge el museo municipal y varias exposiciones. Quizá la joya de la ciudad son las murallas y la Torre del Castillo, los cuales son un gran mirador de la ciudad, en el que podemos ver las casas encaladas blancas y los tejados de teja árabe, las torres de los campanarios de las iglesias, el rio, las salinas… Un precioso mirador que vale la pena no perderse.

Bajando del castillo por el jardín que hay enfrente encontramos el Núcleo Arqueológico del barrio de Almohade, El convento Nossa Senhora da Graça y La Iglesia Matriz de Santiago, construida en el siglo XIII y reconstruida después del terremoto del año 1755. Siguiendo por la Rua Libertade, una calle muy animada con restaurantes y bares se llega a la Plaza de la República, una preciosa plaza que por un lado esta porticada y por el lado del rio han construido una especie de anfiteatro moderno donde realizan eventos teatrales y musicales.

Al otro lado del rio cruzando el puente romano en la ladera de una colina, continúan también calles muy animadas en las que se encuentran varias iglesias que se pueden visitar: La Iglesia de Sao Pablo, la Iglesia do Carmo y la Ermita de Santa Ana. También el Centro de Ciencia Viva de Tavira.

Tavira una ciudad con un encanto especial que vale mucho la pena dedicarle una visita pausada en la que descubrirás rincones preciosos.

 Olhâo 

Mercados de Olhâo – C1903-4935

Estátua de Floripes – C1903-4947

Puerto pesquero de Olhâo 

Puerto deportivo de Olhâo – C1903-4940

Campanario de Nossa Senhora do Rosário C1903-4952

Esta es quizás la menos turística de las tres ciudades del Algarve oriental que visitamos, pero es la que aun se mantiene más autentica tradicionalmente. Olhâo es una ciudad de 30.000 habitantes la cual es el mayor centro pesquero del Algarve, con un puerto comercial con una gran flota de barcos de pesca de arrastre. También posee la más gran industria conservera de la zona, es una ciudad que vive en gran parte de la industria de la pesca.

El corazón de la ciudad la forma el Paseo Marítimo y el puerto con vistas al estuario de Mortina. También los dos mercados, uno de pescado y otro de carne y verduras y el antiguo barrio de pescadores. Una ciudad con mucha actividad, que conserva todas sus tradiciones

Unos de los edificios que me chocaron fueron los que albergan los dos mercados ya mencionados, por su estilo oriental. Ya que están construidos con ladrillos de color rojo, con los cuatro costados redondeados, en los cuales se alza en cada uno de ellos una torre redonda coronada por una cúpula oriental, un tipo de construcción poco usual en estas latitudes.

Detrás de estos dos mercados, se encuentra el barrio antiguo de pescadores formado por casas encaladas de formato cubico y de tejado plano, cuya estructura arquitectónica se asemeja a las del Magreb, seguramente por la influencia que tuvo esta ciudad en el periodo de la invasión árabe y por las relaciones comerciales que conservan con estos países. Todas estas casas están esparcidas por una buena cantidad de callejuelas estrechas empedradas con una estructura un poco anárquica, en la que se encuentran bares, restaurantes y comercios muy tradicionales, que conservan todo su encanto. Muchas de estas callejuelas no tienen salida o es imposible que pueda circular un coche por lo estrechas que son, quizá por esto mantiene todo el sabor de un barrio antiguo de pescadores, con toda su esencia.

Junto a los dos mercados que dan a la fachada marítima de la ciudad, se encuentra en el lado occidental el Jardín de los Pescadores Olhanense donde cada sábado se instala un mercado de gitanos. Al otro lado de los mercados el Jardín Patrâo Joaquim Lopes, en el que vale pena dar un paseo y llegar hasta la zona del puerto de pescadores donde parten los trasbordadores hacia las islas Almona, Fuseta, Culatra, Barreta…, todas ellas pertenecientes al Parque Natural de Ría Formosa que queda muy cerca de esta ciudad.

Compartir 
Ver anterior Ver siguiente