Sur de la costa gallega y la ribera del rio Minho

Galicia - Esp. - Comentarios -

Un precioso recorrido en el que visitamos la fortaleza del Montereal de Baiona, el Monte de Santa Tecla en A Guardia y el núcleo histórico de Tui.


El recorrido de la excursión que realizamos para visitar esta zona, empezó en Poio donde estábamos hospedados, que queda muy cerca de Pontevedra. Cogimos la autopista AP-9, en dirección sur, en la que una vez pasado Vigo, nos dirigimos directamente a Baiona por la autovía AG-57. Después de visitar la fortaleza de Baiona, recorrimos la carretera costera que va de Baiona a A Guardia para visitar el Monte de Santa Tecla en A Guardia. Para ir a los Molinos del Falcón y del Picón y a Tui, tomamos la carretera que remonta el rio Minho hasta Tui, para volver por el interior pasando por Vigo hasta el apartamento de Poio.

Teníamos previsto visitar los Molinos del Falcón y del Picón, que se encuentran en la ruta del rio Minho, en O Rosal en Ponte das Penas. Al llegar allí nos cayó una tormenta, por lo cual desistimos de realizar la visita y continuar la ruta hacia Tui, donde parecía que hacia mejor tiempo. Fue una lastima no poder visitar los molinos, ya que por lo que he leído, creo que es muy interesante realizar la pequeña ruta de senderismo en la que se recorren unos sesenta molinos escalonados en la ladera de un monte Campo do Couto. La ruta recorre 36 molinos en la vertiente del rio Falcón y 24 molinos en la vertiente del rio Picón, estos molinos están declarados Bienes de Interés Cultural.

Por la tarde también nos llovió, pero nos permitió visitar Tui y cruzar el puente Internacional, para visitar la fortaleza de Valença en Portugal, donde empezó a llover otra vez con intensidad y decidimos terminar la jornada.

 Fortaleza del Montereal - Baiona 

Vista de Baiona – 0845

Puerta de Felipe IV, Baiona – 0843

Fortaleza de Montereal, Baiona – 0841

Aparcamos en el parque de la Palma. Desde este punto emprendimos un paseo por la Praia da Ribedra donde pudimos ver los monumentos de Pozo da Aguada y el de Alfonso IX. Llegamos al puerto deportivo, donde se encuentra anclado una réplica de la carabela la Pinta, en la que el 1 de marzo de 1493, Martín Alonso Pinzón llego al puerto de Baiona, al ser desviado por una tormenta a su vuelta de descubrir las Américas.

Siguiendo el itinerario cruzamos la puerta de Felipe IV, para visitar la fortaleza de Montereal, situada en la península del Monte de Boi. Tras subir a las murallas, iniciamos un recorrido de 2 km que rodea la península por las murallas, desde donde se pueden ver unas preciosas vistas, de la ría, las Islas Cíes y Baiona.

Esta fortificación fue reconstruida por los reyes Católicos, para reforzar las defensas de la ciudad, dado que a principios de siglo XVI era constantemente atacada por los piratas. En los siglos posteriores, el castillo fue residencia de diferentes familias de militares que gobernaron Baiona, como la del Conde de Gondomar. Actualmente el castillo lo ocupa el Parador Nacional de Turismo “Conde de Gondomar”.

Después de este precioso paseo recorriendo las murallas, seguimos la carretera PO 552 que bordea la costa sur en dirección A Guardia. Un precioso recorrido costero de 30 km, que pasa por la población de Oya, con preciosas vistas al Atlántico.

 Monte de Santa Tecla - A Guarda 

Monte de Santa Tecla, A Guardia – 0853

Ermita de Santa Tecla – 0852

Castro Monte Santa Tecla – 0870

Cuando llegamos A Guarda, nos dirigimos directamente al Monte de Santa Tecla. Este monte encierra varios atractivos turísticos importantes y emblemáticos de la costa gallega. Entre ellos su posición privilegiada en la desembocadura del rio Ninho, en la que domina una amplia zona con unas panorámicas a 360.º espectaculares. Dos picos ocupan la cumbre de la montaña, el Monto do Facho con una altura de 348 m sobre nivel del mar y el Monto de San Francisco, siendo este el más bajo.

Estas son las atracciones culturales a destacar:

  • El Castro: Está ubicado casi en la cumbre del monte a unos 300 m. de altitud sobre el mar, donde la carretera de subida al monte lo cruza partiendo el Castro en dos partes. Fue descubierto en el año 1914 cuando se estaba escavando para construir la carretera. Los orígenes se estiman en la edad de bronce entre los siglos II y I a. C y fueron habitados hasta finales del siglo I y principios del siglo II d. C.
    El castro mide 700 metros de largo por 300 metros de ancho y está rodeado por un muro que parece más un elemento de delimitación que de protección. El poblado presenta una estructura de calles estrechas y pequeñas plazas, con cabañas circulares u ovaladas, encontrándose alguna de planta rectangular con esquinas redondas. Los muros son aproximadamente de 40 cm, con una sola puerta de entrada, teniendo algunas un vestíbulo de preentrada. El tejado se supone que estaban cubiertas con elementos vegetales, no estando clara la forma empleada.
  • Petroglifos: Son grabados rupestres en las rocas, que acostumbran a tener formas de animales y formas geométricas. Existen más de treinta grupos de petroglifos en el monte de Santa Tecla, incluso algunos se encuentran en las rocas del Castro. Se supone que son de la época del final del neolítico gallego de unos 2.000 años anteriores a los restos del Castro. Destaca una, conocida como “Laja Sagrada o Laja del Mapa” que se encuentra a lo alto del monte.
  • El Viacrucis: Subiendo a pie al Monte de Santa Tecla, se encuentran dos itinerarios con Viacrucis. Uno es de cruces simples construido a finales del siglo XVII y principios del XVIII y el otro con cruces más trabajadas realizado entre los años 1923 al 1940. Las cruces de piedra de este itinerario son obra del maestro Sebastián Pérez Carneiro y los medallones del escultor valenciano Vicent Mengual.
  • Ermita: En el alto del monte de Santa Tecla, en el pico de San Francisco, se encuentra una Ermita que marca el final del de los Viacrucis. La Ermita, según documentos, data su existencia en el siglo XII, aun que esta parece haberse construido sobre otra que existía anteriormente, como se deduce de los vestigios visigodos hallados en excavaciones realizadas en el 1984. La Ermita contiene reliquias de Santa Tecla, donadas por el arzobispo de Tarragona. En el exterior se encuentra un crucero que es del año 1685.

 Centro histórico de Málaga y el Museo Picasso 

Plaza de Tui – 0876

Catedral de Santa Maria, Tui – 0879

Núcleo histórico de Tui

Cuando ya habíamos descendido de la Alcazaba dejó de llover, esto nos permitió dar un amplio paseo por el centro histórico de Málaga, el cual estaba a rebosar de turistas ya que era el día de celebración del Viernes Santo, el día más importante en el que las cofradías recorren en profesión las calles del centro de Málaga.

Teníamos la idea de realizar una visita completa a la catedral, pero la cantidad de gente y las colas que había para la visita nos hicieron desistir de ello. Lo que si realizamos es entrar en ella y dar un vistazo general realizando alguna fotografía.

El nombre oficial de la catedral es bastante rimbombante, la Santa Iglesia Catedral Basílica de la Encarnación, aunque los malagueños popularmente la llaman “La Manquita” por la falta de una torre. Según dice la leyenda, debido al dinero que se destinó para su construcción en el siglo XIX, se gastó para pagar las guerras en las Américas. La catedral se construyó aproximadamente en el año 1528 y se terminó en año 1782, dándose por inacabada ya que faltaba el remate de la fachada principal y la torre sur que aun resta pendiente de su construcción. La construcción de la catedral se asentó encima de una antigua mezquita aljama y los restos de la antigua muralla árabe, siendo sus primeras construcciones de estilo gótico derivando con posterioridad a estilo renacentista, por la intervención en el diseño de Diego de Siloé y Andrés de Vandelvira. Aunque la catedral está considerada una de las joyas del renacimiento en Andalucía, presenta también varios estilos arquitectónicos como el gótico tardío y el barroco añadidos en el siglo XVIII.

Dejamos la catedral para otra ocasión que la podamos visitar con más tranquilidad y nos encaminamos a recorrer el barrio histórico. Empezando por la Plaza del Obispo con unas buenas vistas de la catedral y el Palacio Episcopal pasando por el eje central del núcleo histórico que es la calle Larios donde trascurren las procesiones de Semana Santa, siendo esta una de las calles más comerciales con una gran cantidad de tiendas de lujo. Recorriendo seguidamente las numerosas callejuelas repletas de terrazas de bares y tiendas de recuerdos, hasta llegar a la calle Alcazabilla, donde pudimos admirar las imponentes carrozas que tenían preparadas para desfilar en la profesión de la tarde de la Cofradía del Santo Sepulcro y la Cofradía de los Estudiantes.

Después de sentarnos un buen rato en una terraza para reponer fuerzas y comer alguna cosa, decidimos visitar el Museo Picasso situado en el Palacio de Buenavista de calle Agustín. Por suerte en aquellas horas la cola no era demasiado larga.

El museo lo componen doce salas que presentan una exposición permanente del legado del artista a su ciudad natal, realizando un recorrido por cada sala de las distintas épocas pictóricas. Destacando en ellas las obras: Las Tres Gracias, pintada en París 1923; La Mujer con los Brazos Levantados, pintada en París 1936; Naturaleza Muerta con Gallo y Cuchillo, pintada en febrero 1947; Jacqueline Sentada, pintada en París 1954; Hombre, Mujer y Niño, pintada en Mougins 1972 entre muchas otras. Un museo que recomiendo que no os lo perdáis ya que su contenido es de un gran valor.

Compartir 
Ver anterior Ver siguiente