Siurana de Prades, un pueblo muy pintoresco

Catalunya - Esp. - Comentarios -

Visita a uno de los pueblos más bonitos de Catalunya, que está enclavado encima de un peñasco rodeado por la Sierra del Montsant y los Montes de Prades, dominando todo el valle del rio Siurana.


En la última escapada que realizamos de tres días por la provincia de Tarragona, aprovechamos el último día de regreso a Vic para conocer el Priorat, una de las comarcas de Catalunya que teníamos muchas ganas de conocer. Así en vez de volver a Vic por la costa, decidimos volver por el interior, siguiendo la ruta desde Cambrils a Cornuella del Monsant para visitar el embalse y el núcleo histórico de Siurana, para continuar por Prades y Montblanc y empalmar con el eje transversal, la C25, que nos llevó a Vic.

El tiempo no nos acompañó demasiado, ya que nos llovió una buena parte del día, pero sí que nos permitió justito por la mañana realizar una visita al embalse y al núcleo histórico de Siurana de Prades. La verdad es que nos quedamos boquiabiertos de la preciosidad de esta comarca del Priorat, una zona no demasiado conocida que encierra muchísimos sitios para descubrir y visitar. Estuvimos de suerte de poder visitar una de sus principales joyas, pero os prometemos que muy pronto vamos a volver al Priorat para conocer otras poblaciones y otros rincones de esta zona de los cuales nos quedamos enamorados.

 Embalse de Siurana 

Presa del embalse de Siurana – 3399

Embalse de Siurana – 3400

Embalse de Siurana – 3398

Ya que nos venía de paso, la primera visita la realizamos al embalse de Siurana, aparcamos el coche cerca de la presa y desde allí emprendimos una pequeña excursión bordeando el embalse por la parte derecha de la presa. Desde este punto recorrimos unos tres kilómetros, bordeando el pantano descubriendo rincones muy bonitos. Lástima que no pudimos dedicar más tiempo a dar la vuelta entera al embalse, ya que tiene un recorrido de 11 kilómetros y una duración de tres horas. Por lo que vimos creemos que debe ser una excursión preciosa el realizarla entera, sobre todo la zona del Toll del Forn, donde existen unas pozas para poderte dar un buen chapuzón en verano.

El embalse se construyó en 1973 para almacenar las aguas del rio Siurana, afluente del rio Ebro. Está situado en un precioso marco rodeado por las montañas de la Sierra del Montsant y las Montañas de Prades. Enfrente de la presa podemos ver los riscos de Gritella, que se elevan en la perpendicular al otro lado del embalse en cuya cima se encuentra el pueblo de Siurana que domina todo el valle.

Una de las principales actividades deportivas que se realizan en este embalse son las náuticas, sobre todo las de piragüismo y el kayak, promocionadas por la empresa Canoakayak, la cual también se dedica realizar cursillos de piragüismo y al alquiler de estas embarcaciones. Otra de las actividades de esta zona es senderismo.

Después de la pequeña excursión por el embalse, nos dirigimos a subir los acantilados de la Sierra de Gritilla, por la carretera que lleva al pueblo de Siurana desde Cornudella de Montsant. Una carretera con mucha pendiente, con unas vistas preciosas al valle del Siurana.

 Siurana de Prades 

Vista de Siurana de Prades – 3431

Calle Mayor, Siurana – 3409

Panorámica desde Siurana – 3404

Este es uno de los núcleos históricos medievales más bonitos y pintorescos de Catalunya, debido a su gran posicionamiento encima de un peñón rocoso que posee unas preciosas vistas panorámicas. Desde el pueblo se domina el embalse y todo el valle del rio Siurana con el Montsant al fondo y por el otro lado las escarpadas sierras de Gritella y Prades. Siurana fue declarado en el 1961 paraje pintoresco, en el que destacan las formaciones rocosas del peñasco de los Bassons de la Siuranella, el Salt de la Reina Mora, La Trona y los acantilados de l’Arbolí. Estos son puntos de atracción de escaladores aficionados de toda Europa, Catalunya y España, por la enorme cantidad de vías de escalada que existen en todos estos parajes.

El núcleo histórico de Siurana no llega actualmente a los treinta habitantes, está agregado al municipio de Cornudella de Montsant, juntamente con el núcleo urbano de Albarca. Sus calles están totalmente empedradas y se asientan en la propia roca, su casco urbano es muy pequeño con casas viejas reformadas de muros de piedra vista.

Hay que destacar la iglesia de Santa María, construida entre los siglos XII y XIII, después de la conquista del castillo de Siurana. La iglesia es de una gran sencillez siendo un ejemplo claro de arquitectura románica de una sola nave con bóveda de cañón apuntado y un ábside redondo semicircular con una ventana central de doble arco. En su exterior destaca la portalada que presenta tres arquivoltas en gradación de las molduras que están sostenidas por tres pilares a cada lado. En la parte superior se encuentra un tímpano con la imagen del Cristo crucificado con el sol y la luna y los apóstoles que lo acompañan. El campanario es de planta cuadrada ubicado en la fachada sur.

El pasado histórico de Siurana se remonta a la prehistoria, según algunos restos encontrados en el año 1909 de algunas hachas y puntas de flecha de roca pulida y de restos de cerámicas. Quizá la época más importante fue a partir del siglo XI cuando se establecieron los musulmanes y construyeron un castillo fortificado, convirtiéndose en una fortaleza de primer nivel para la defensa de este territorio. Desde este emplazamiento controlaban una gran parte del territorio, parte del Priorat, El Baix y Alt Camp, La Conca de Barberá y Las Garrigas, que estaban adscritos al castillo. Fue en el año 1154 cuando Ramón Berenguer llego a conquistar el castillo después de muchos intentos ya que la posición que ocupaba el castillo, hacía que fuera muy difícil su conquista.

Según se cuenta en la leyenda, los cristianos al mando del señor de Tarragona, Amat de Claramunt, después de realizar muchos intentos por conquistar el castillo de Siurana, que estaba dominado por la Reina Abd-el-azia que poseía una gran belleza, convencieron a un judío para que les permitiera la entrada al castillo. Un día que la Reina Mora estaba celebrando una fiesta en el castillo con la nobleza de la población, los cristianos entraron en el pueblo matando una buena parte de la población, pero la Reina Mora se atrincheró en el castillo hasta que una flecha entró en la sala del palacio clavándose en la mesa donde comían.

La reina al verse derrotada por el pánico de sus comensales, salió corriendo para coger su caballo blanco al que le tapó los ojos, dirigiéndose al precipicio perseguida por los cristianos, el caballo al intuir el peligro del abismo, quiso parar en seco clavando sus patas sin poder evitar la tragedia. De este modo quedo la marca de la herradura que aún se puede apreciar en la roca del Salto de la Reina Mora.

Tuvimos de dar por finalizada la visita a Siurana antes de lo que nos hubiera gustado, ya que nos cogió la tormenta y tuvimos de refugiar en el Bar del pueblo que estaba a rebosar de visitantes como nosotros. Allí estuvimos más de una hora esperando que parara un poco, para seguir el camino hacia Prades, pero la lluvia nos persiguió hasta llegar a Vic.

Compartir 
Ver anterior Ver siguiente