Rupit, la población medieval del Collsacabra

Catalunya - Esp. - Comentarios -

Una llanura salpicada de pequeñas colinas con un paisaje lleno de rincones y pueblos medievales entrañables, con sus castillos e iglesias románicas.

Hace quince días, un jueves de febrero, decidimos visitar las dos cascadas más conocidas de la comarca de Osona para poderlas apreciar en todo su esplendor, dado que los últimos meses y sobre todo en los últimos días había llovido muchísimo en toda la comarca y los ríos, riachuelos, saltos de agua… estaban a rebosar. Los dos saltos de agua que queríamos visitar, uno el de la Foradada y el otro el de Salt de Sallent. Dado que nos venía de paso, aprovechamos para visitar el núcleo histórico de Rupit para realizar un reporte para publicarlo en este blog, ya que Rupit es una población de gran interés turístico.

Como residimos en la comarca de Osona, la población de Rupit la conocemos desde hace muchísimos años y la hemos visitado un montón de veces, pero nunca lo habíamos hecho para profundizar en su historia y para admirar el gran valor histórico y turístico que tiene esta población.

 La Foradada 

Salt de La Foradada, Cantonigròs – 8851

Salt de La Foradada, Cantonigròs – 885

Salt de La Foradada, Cantonigròs

Salimos de Vic en dirección a Cantonigròs, por la C-153 que pasa por Roda de Ter, L’Esquirol y a continuación se llega a Cantonigròs. Aparcamos el coche justo al lado del campo de fútbol de esta localidad. Desde allí mismo, sale un sendero que baja en dirección a L’Esquirol y a unos ochocientos metros se encuentra la cascada de la Foradada. El lugar es encantador, recomiendo que lo visitéis, adjunto algunas imágenes de la cascada del día que estuvimos. Sobre todo hay que tener en cuenta para aquellos que no están acostumbrados a recorrer senderos, es que este sendero en algún tramo puede tener alguna dificultad si no se va bien calzado.

 Rupit y Pruit 

Vista de Rupit

Carrer del Fossar, Rupit – 8910

Riera de Rupit – 8879

Carre de l’Esglesia, Rupit – 8895

Carrer del Fossar, Rupit – 8928

Carre de l’Esglesia, Rupit 

El pueblo de Rupit, se encuentra situado en medio del Collsacabra, en una altiplanicie donde se alzan unos acantilados de más de 100 metros de altitud, en la que se encuentra una espesa vegetación de bosques de hayedos, robles, encinas, abedules, abetos… y en el que habitan una buena diversidad de aves y animales salvajes. Está considerado uno de los parajes más espectaculares de Catalunya.

Los municipios de Pruit y Rupit, conforman actualmente un mismo municipio, como lo fueron en la edad medieval hasta el siglo XVIII. Debido a la división del marquesado de Rupit, estos dos municipios quedaron separados, hasta que en el año 1978 decidieron unirse para conformar un único municipio. Pruit es un núcleo que está separado de Rupit por una distancia aproximada de unos dos kilómetros, en el que abundan una buena cantidad de masías muy antiguas diseminadas entre campos y cultivos en la parte norte del municipio actual.

El núcleo histórico de Rupit está rodeado por una riera, que se alza sobre un peñasco donde en el punto más alto existió antiguamente en el siglo XI el castillo de Rupit, en el que actualmente solo quedan algunos restos. Las casas encima del peñasco se fueron construyendo adosadas casi al castillo y en una ladera de la roca en los siglos XII y XIII, en estas casas se establecieron familias de nobles caballeros que dieron cierto aire aristocrático a la población en aquella época.

Paseando por el núcleo histórico de Rupit, podemos descubrir un montón de viejas casas construidas entre los siglos XVI al XVIII, en el que algunas consta la fecha de su construcción y el nombre de los primeros inquilinos con sus escudos. Todas ellas muy bien conservadas, con sus balcones, puertas de entrada y ventanas de madera. Actualmente, muchas de ellas son segundas residencias que mantienen el estilo medieval, que hace de este núcleo histórico sea un lugar encantador. Una de las cosas que siempre me ha llamado la atención, es el suelo de las callejuelas de Rupit en el que se aprecia la roca viva en la que se asientan las casas y en el que no es necesario empedrarlo para el buen tránsito de los peatones y de los coches de quienes habitan en el núcleo. Una de las calles más entrañables es la calle del Fossar que sube a lo alto del peñasco del antiguo castillo. También hay que destacar, la iglesia parroquial de Sant Miquel de estilo barroco reconstruida en los siglos XVI y XVII, donde antes existía otra de estilo románico en el siglo XIII. Al otro lado de la riera, mirando hacia el este se encuentra encima de una colina la capilla de Santa Magdalena edificada en el siglo XVII que fue restaurada en el 1973.

Otro de los puntos interesantes del núcleo es el puente de can Baldarie, que antiguamente servia de paso entre Rupit y Susqueda y el puente colgante que cruza la riera para acceder al núcleo histórico. Por debajo del puente colgante, es recomendable realizar un paseo bordeando la riera, donde podemos apreciar rincones entrañables del pueblo, el puente colgante y la riera.

 Salt de Sallent 

Salt de Sallent, Collsacabra

Salt de Sallent, Collsacabra

Salt de Sallent, Collsacabra

Salt de Sallent, Collsacabra

L’Agullola, Collsacabra – 8903

Después de una visita exhaustiva al núcleo histórico, decimos realizar una pequeña excursión hasta el Salt de Sallent, el sendero empieza en la calle de la Iglesia, en la que bajando por una escalera bastante empinada llegas a la riera. A partir de allí, el sendero va bordeando la riera hasta llegar al Salt de Sallent. El recorrido es aproximadamente de un kilómetro y medio y prácticamente no tiene demasiada dificultad.

Una vez llegas al Salt de Sallent, para ver una buena vista del salto recomiendo subir hasta el mirador donde podréis admirar la cascada en toda su magnitud. Desde el mirador también se puede apreciar unas vistas de los acantilados y la roca de l‘Agullola. Si bajáis otra vez hasta la riera y la cruzáis, podréis visitar la ermita de Sant Joan de Fàbregues.

Para volver, rehicimos el camino para llegar otra vez a Rupit, comimos el tape que nos habíamos llevado de casa en las mesas del aparcamiento destinadas para hacer pícnic y después de tomar un buen café en un bar de Rupit dimos por terminada la visita, ya que el tiempo amenazaba lluvia.

Compartir 
Ver anterior Ver siguiente