Una visita a la Cuenca minera de Riotinto

Andalucía - Esp. - Comentarios -

Un paisaje que te transporta a otro planeta donde los ríos son de color tinto, las montañas y las rocas de colores ocres, rojizos, grises, liliáceos…, hacen que este sea un lugar único y espectacular.


Uno de los sitios que me hacía más ilusión visitar durante nuestra estancia de una semana en la provincia de Huelva en Islantilla, era la Cuenca minera de Riotinto, sobre todo por los impresionantes paisajes de colores que forman las cortas o secciones de las laderas de los cerros donde se explotaba la actividad minera en aquella zona.

Esta zona está situada en la comarca de La Cuenca Minera o Andévalo Oriental en la provincia de Huelva que lo conforman los municipios de Zalamea la Real, El Campillo, Minas de Riotinto, Campofrío, Nerva, Valverde del Camino y El Berrocal donde se encuentra la franja pirítica más importante de España con un cordón mineral rico en cobre, hierro y sulfuros de origen volcánico que recorre el sudoeste peninsular, la cual está llena de antiguas minas. Toda esta zona está declarada por la Junta de Andalucía Bien de Interés Cultural.

La Cuenca minera de Riotinto, actualmente se está posicionando como una zona de un gran atractivo turístico y cultural por su principal elemento atractivo que es el paisaje cambiante y el senderismo. Esta zona se caracteriza por la suavidad de su relieve, con una altitud respecto al nivel del mar de 500 a 700 metros, el cual está plagado de cerros.

Su paisaje es espectacular, recorrer esta zona es entrar en un mundo muy diferente al que normalmente estamos habituados paisajísticamente, ya que presenta un panorama de montañas artificiales de distintas tonalidades de colores intensos y suaves de rojizos, ocres, grises, liliáceos…, los cuales están combinados con los verdes de los bosques de encinas, pinos y alcornoques y el agua de los arroyos es de color tinto y los charcos de color amarillo.

Aparte de la espectacularidad de este colorido, hay que destacar que este era un paisaje movible y cambiante, sobre todo cuando la actividad minera estaba en pleno rendimiento, debido a que los propietarios del yacimiento eran también los propietarios de los terrenos, los cuales los adaptaban a las necesidades de la explotación. Muchas veces hacían grandes cambios como mover recorridos de carreteras e incluso el traslado de poblaciones enteras como ha ocurrido en alguna ocasión. En Riotinto los cambios eran constantes y los habitantes de esta zona ya estaban acostumbrados a ello.

 Historia de la cuenca minera 

Mina de la Peña del Hierro – C1903-4955

Cerro del Colorado – C1903-4979

Cerro del Colorado – C1903-4976

La actividad minera de esta zona no es reciente, según los indicios, ya era una actividad humana importante en el Neolítico, de esto hace más de 5000 años. Los primeros restos que se encontraron datan de la Edad del Cobre, donde los primeros pobladores a parte de asentar su economía a la ganadería y a la agricultura, ya empezaron a realizar pequeñas explotaciones de cobre.

A partir de estos indicios del Neolítico, los diferentes pobladores de esta zona que han ido sucediéndose en la historia, fueron algunos más activos u otros menos activos en esta actividad. Constan también indicios de que la civilización tartésica y la fenicia realizaron extracciones minerales y las comercializaron. Los romanos vivieron una época de esplendor en esta actividad cuando ocuparon la zona hasta la caída del Imperio romano. A partir del siglo V debido al despoblamiento que sufrió la zona no se tienen referencias de actividad minera hasta el siglo X, cuando el Califato de Córdoba repobló esta zona con el asentamiento de poblados almohades que se dedicaban al aprovechamiento de las tinturas de algunos derivados químicos de los minerales.

Fue en siglo XVIII cuando se emprendió seriamente la explotación minera, con la compra de las Minas de Riotinto por parte del sueco L.Wolters, el cual empezó a aplicar todas las nuevas innovaciones de explotación que ya se empleaban en otros países europeos. En el 1873 las minas fueron vendidas a una empresa británica la cual fundó Riotinto Company Limited que dio un gran avance a todo el complejo minero de esta zona, abriendo varias cortas y excavando minas interiores. También se construyó el ferrocarril para transportar el mineral hasta Huelva.

En los siglos XIV y XX, vivieron el gran auge que tuvo la explotación minera en esta zona con algunos altibajos y conflictos con la explotación de los trabajadores. Según dicen que incluso llegaran a trabajar en la mina niños con edades de 10 años. La mina llegó a tener más de 19.000 empleados que provenían de diferentes zonas de España. Fue en el año 1995 después de pasar por varios propietarios fue adquirida por los propios trabajadores hasta que en el año 2002 se cerraron por falta de rentabilidad. Actualmente según nos dijeron lo compró una empresa china que está empezando a explotar algunas pequeñas zonas mineras.

 Visita a la Cuenca Minera 

Mina de la Peña del Hierro – C1903-5005

Embalse Tumbanales – C1903-49664

Montera de Gossan – C1903-500

Nos hubiera gustado poder dedicar más días a visitar toda esta zona, la verdad es que la encontramos muy interesante. Si la quieres conocer con profundidad necesitas mucho más de un día. Hemos dejado apuntado que cuando volvamos a Andalucía y estemos cerca de esta zona destinemos otro día para realizar otra visita para terminar de ver lo que no pudimos.

La visita oficial que ofrece el Parque Minero de Rio Tinto, que es la empresa que gestiona las visitas turísticas a la cuenca minera, en la que poco a poco van incorporando nuevas atracciones, actualmente dispone de cuatro: El Museo Minero, la visita a la Peña del Hierro, visita a la Casa Museo del barrio inglés de Bellavista y el Tren Minero. Lo que nos interesaba ver era el recorrido del tren minero, pero no estuvimos de suerte dado que el que salía por la mañana estaba completo, una lástima, según lo que hemos leído hace un recorrido que parece muy interesante.

Después del fracaso en el tren, decidimos visitar la Peña del Hiero y su entorno por nuestra cuenta, el cual aconsejamos realizarlo de esta manera, ya que te permite perderte por unos senderos y paisajes muy interesantes y espectaculares.

La mina de la Peña del Hierro es la única que se puede visitar en la cuenca minera, la cual te da una idea de las formas de trabajo que realizaban los mineros. Básicamente la visita consiste en un túnel de unos 50 metros en el cual te proporcionan un casco en el que llegas a la ladera de la corta en la cual a través de un mirador puedes ver la mina inundada.

Creo que lo más interesante de la visita a la Peña del Hierro es el conjunto protegido de la Montera de Gossan, que se trata de una formación geológica que se caracteriza por su color rojo oscuro, que se ha formado por gossan o lavas gossanizadas. Básicamente, el gossan es una roca formada por óxidos e hidróxidos de hierro, solos o mezclados con otras rocas, que directa o indirectamente proceden de la meteorización de yacimientos de sulfuros.

Después de visitar la Mina del Hierro y la Montera de Gossan, realizamos una pequeña excursión por senderos de la zona en la que visitamos el Embalse Tumbanales que se nutre del arroyo de la Peña del Hierro, el cual sus aguas son totalmente de color tinto, desembocando en el Rio Tinto.

Esta es una gran y espectacular zona poco conocida para los que no somos andaluces la cual tiene un gran potencial turístico cultural de gran valor, nos fuimos un poco tristes por no disponer de más tiempo para continuar descubriéndola, esperamos próximamente volver.

Compartir 
Ver anterior Ver siguiente