Rincones preciosos de la Vall d’Aran y alrededores

Catalunya - Esp. - Comentarios -

La Vall d’Aran tiene muchos atractivos turísticos, pero si una la identifica, es su gran cantidad de rincones que son de una gran belleza paisajística espectacular, en este reportaje presentamos algunos de ellos.

Unos de los rincones de los Pirineos que no dejan indiferentes a nadie son los de la Vall d’Aran, seguramente es por su propia personalidad, su cultura y su historia. Este valle lo hemos visitado en diferentes ocasiones y siempre nos hemos quedado con ganas de volver pronto, dado que tiene una gran cantidad de rincones de una extremada belleza por descubrir, sobre todo en primavera y en otoño que son los mejores meses para visitarlo.

El reportaje que hoy describo es solo una pequeña parte de lo que puedes descubrir en este territorio, ya que para ello son necesarios dedicarle muchos más días de los que estuvimos. El de hoy describe los rincones que visitamos durante tres días, en la que nos hospedamos en un apartamento en Vielha, desde el cual realizamos excursiones en coche. Dos días los dedicamos a conocer los parajes más bonitos y conocidos de este valle el Sauth deth Pish y Uelhs deth JoèuL’Artiga de Lin y el tercer día visitamos el Llac d’Oô, éste no pertenece a la Vall d’Aran sino al Alto Garona francés, lo incluyo en este reportaje ya está a 50 km de Vielha, cerca de Bagnères-de-Luchon, en la cara norte del pico del Aneto.

 Sauth deth Pish 

Cascada de Saut deth Pish, Vall d’Aran – C1509-3071

Lago de Sauth deth pish – Vall d’Aran – C1509-3097

Lago de Sauth deth pish, Vall d’Aran – C1509-3093

Refugio de Sauth deth pish

Cascada de Saut deth Pish

El Sauth deth Pish se encuentra a unos 11 km desde Pont d’Arro, donde se toma una pista forestal asfaltada que sigue el curso del rio Varradós hasta llegar a la explanada de las Artiguetes, donde se puede aparcar el coche. Desde allí andando, a pocos metros se encuentra un puente de madera que da acceso a las impresionantes cascadas, al lago y a la zona del refugio.

Una de las principales atracciones del lugar son las dos cascadas que se precipitan sobre el valle formando un arroyo y un pequeño lago que desembocan en el rio Varradòs. Las aguas provienen del lago Long Liat, situado en las montañas superiores a unos cuantos kilómetros al norte. Las aguas de este lago se filtran mediante un proceso de erosión kárstico que disuelve las rocas formando conductos y fisuras subterráneas en los cuales circula el agua hasta llegar a Sauth deth Pish, donde manan para salir al exterior formado las cascadas.

La cascada superior de Sauth deth Pish tiene una altura de unos 15 a 20 metros de alto y la inferior es de menor altura. A través de un sendero y trepando un poquito con agarradores se puede acceder hasta la cima de las dos cascadas donde podemos ver como mana el agua. Desde este punto podemos continuar por un sendero que transcurre por un bosque de abetos por la vertiente del barranco de Siessos, hasta la cima de un cerro, donde podemos ver unas vistas preciosas del valle donde se encuentra el refugio y el lago.

Bajando a través de un sendero en zigzag volvemos hasta el valle donde se encuentra el refugio y el lago. Después de esta pequeña excursión nos sentamos un buen rato en el prado donde disfrutamos de la belleza y la tranquilidad de este lugar, ya que prácticamente estábamos solos. Un lugar paradisíaco que merece la pena conocer en épocas poco turísticas, si se puede.

 Uelhs deth Joèu y Artiga de Lin 

Uelhs deth Joèu – Vall d’Aran – C1509-3109-R

Panorámica de l'Artiga de Lin

Refugio de L’Artiga de Lin – Vall d’Aran – C1509-3142

Arroyo de L’Artiga de Lin

Caballos de pastura en L’Artiga de Lin

Panorámica de l'Artiga de Lin 

Panorámica de l'Artiga de Lin

Este es otro de los parajes espectaculares y fáciles de realizar de la Vall d’Aran con un recorrido de unos 2,5 km y un desnivel de 90 m. El acceso se realiza desde pueblo de Es Bòrdes que se encuentra a 7 km de Vielha. Desde la plaza de este pueblo sale una carretera asfaltada que remonta todo el valle del rio Joèu. Siguiendo esta carretera con unas vistas impresionantes del valle a unos 7 km encontramos el aparcamiento de la cascada de Uelhs deth Joèu (Ojos de Júpiter). Desde este punto se empieza la ruta circular accediendo primero a visitar la cascada que se encuentra a unos doscientos metros bajando por un camino ancho.

Las aguas que manan en esta cascada proceden de un sumidero situado al pie del glaciar del pico del Aneto, el cual recoge el agua del deshielo y mediante un proceso kárstico la transporta a través de conductos y fisuras subterráneos hasta Uelhs deth Joèu donde vuelve a salir al exterior formando esta caudalosa cascada.

Desde este punto cruzando el puente metálico que salva la cascada, sale un sendero que asciende unos 90 m de desnivel, mediante escalones formados por troncos, a una planicie donde se encuentra un camino más plano que nos conduce hasta el portal de entrada a la gran explanada de la Artiga de Lin.

Cuando se traspasa este portal el corazón te da un sobresalto, esta es la sensación que yo sentí, el paisaje es espectacular, unos enormes prados verdes donde pasturan bueyes, vacas y caballos delimitados por bosques de hayas y abetos que forman las vertientes del circo de montañas que lo rodean: Serra des Neres, el Malh des Pois o Forcanada, Malh dera Artiga… Un lugar para pasear tranquilamente disfrutando de este impresionante paraje, observando con tranquilidad los caballos y el ganado que pastura por este lugar.

Un sitio para relajarte, desconectar y descansar, que es lo que hicimos. Después de comer unas provisiones que llevábamos, nos estiramos en la hierba debajo de unos árboles durante más de dos horas para hacer una buena siesta. El sol en aquella tarde de septiembre calentaba lo justo para estar de fábula, hasta que los caballos nos descubrieron y vinieron en manada a despertarnos para qué les acariciáramos y jugáramos con ellos.

El camino de vuelta se puede realizar por una pista asfaltada que desciende hasta el aparcamiento de la cascada de Uelhs deth Joèu.

 Llac d'Oô 

Lago y refugio d’Oô – Alto Garona

Vista de la cascada y el Llac d’Oô – Alto Garona

Puente de piedra del Llac d’Oô – Alto Garona – C1509-3190

Vista del Llac d’Oô – Alto Garona – C1509-3167-R

Refugio del Llac d’Oô – Alto Garona – C1509-3171

Camino al Llac d’Oô 

El último día lo dedicamos a visitar el Llac d’Oô, como ya he indicado está situado en Francia cerca de Bagnères-de-Luchon. La distancia desde Vielha al aparcamiento para acceder al lago, es de unos 48 km en coche, aproximadamente una hora y cuarto. Una vez cruzada la frontera francesa hay que seguir la carretera D618, pasando por Bagnères-de-Luchon hasta Cacebaux-de-Larboust donde se coge la D76 en dirección a la población de Oô y Granges D’Astau, pasada esta población a 500 metros se encuentra el aparcamiento para subir al lago d’Oo.

La excursión de subida y de baja al lago es de 7,4 km con un desnivel positivo de 641 m. de dificultad mediana con una duración de 3 h 40 m aproximadamente. El tramo inicial es un sendero forestal con un desnivel muy suave hasta llegar al final del valle. A partir de aquí comienza a ascender por una zona boscosa en el que poco a poco se va ganando altura mediante pendientes pronunciadas en zigzag en la que vale la pena pararse para mirar las preciosas vistas del valle d’Oô. En la parte alta del sendero se complica ya que se encuentran grandes rocas en el camino que hay de ir sorteando hasta llegar a La Neste d´Oô y el puente de estilo romano de piedra. Desde este punto cruzando el puente se puede acceder al Auberge-Refuge du Lac d´Oô y siguiendo recto por un sendero rocoso se puede subir hasta el alto de la presa donde podremos apreciar la preciosidad de este lago con su cascada al fondo.

Desde este punto, los que quieran andar más existe un sendero que permite ascender al lago de Espingo y al refugio del mismo nombre, con una hora de camino y un desnivel de 665 metros. Nosotros no lo visitamos ya que con la subida y la bajada del lago d’Oô ya teníamos bastante, los años ya nos empiezan a pesar.

Un lugar tranquilo que vale la pena disfrutarlo un buen rato comiendo o tomando alguna cosa en la preciosa terraza del Auberge-Refuge con unas vistas espectaculares del lago y la cascada.

Compartir 
Ver anterior Ver siguiente