Recorrido por el norte de la Costa da Morte – 1

Galicia - Esp. - Comentarios -

Un recorrido por la costa entre faros, cabos, acantilados rocosos y playas salvajes donde las mareas lo modela y en la que los hombres de la mar luchan cada día para sacarle los mejores frutos que les proporciona este océano.


Siguiendo nuestro viaje por el litoral gallego, procedentes de Ribadeo en el que tuvimos la oportunidad de visitar la zona norte del litoral gallego: La playa de las Catedrales, Ribadeo, Estaca de Bares… entre otros, llegamos a Corme-Porto un pequeño y precioso puerto pesquero, en el que nos hospedamos en los Apartamentos de la Playa de Osmos, en el que teníamos una reserva hecha por internet. El apartamento superó con creces las expectativas que le habíamos dado, pudimos disfrutar durante tres días de un apartamento amplio con vistas preciosas al puerto y con una calidad de servicios e instalaciones poco habitual a los precios medios a los que acostumbramos reservar los apartamentos. Este fue nuestro punto de referencia para visitar toda esta zona durante tres días.

Como la cantidad de lugares que visitamos y las fotografías que realicé son muchas, he decidido dividir las visitas en dos reportajes de la Costa da Morte y otro dedicado a Santiago de Compostela. La tarde del primer día y el día siguiente lo destinamos a visitar la zona norte de la Costa da Morte.

 Corme-Porto y el faro del Roncudo 

Punta Roncudo – 0592

Faro Roncudo – 0588

Corme-Porto

Llegamos por la tarde y después de hospedarnos en el apartamento decidimos dar un paseo por el puerto y visitar el faro del Roncudo que queda a unos tres kilómetros de Cosme-Porto.

Lo primero que visitamos fue la playa de Osmo que la teníamos justo debajo de los apartamentos en la que estábamos hospedados, es una playa que queda resguardada y que dispone de una cavidad en las rocas producida por los avatares de la mar. Siguiendo por un camino que bordea el mar accedes a la playa de Arnela que queda más al centro de la población. Siguiendo por el paseo marítimo se llega al centro y a la zona del puerto.

Corme-Porto es conocido por la calidad de los percebes de Roncudo, que son muy apreciados y considerados los mejores percebes de Galicia, en la que cada año en julio, desde hace mucho tiempo, se celebra la fiesta del Percebe de Roncudo, muy conocida en Galicia. Llegamos a la plaza de A Ribera que está en el centro de la población, a partir de este punto empieza el puerto pesquero. En el puerto pudimos observar que aparte de la actividad de los percebes y los mariscos, disponen también de una buena flota de barcos de pesca de bajura, aquella hora de la tarde estaban todos amarrados, después de haber cumplido su jornada laboral.

Al fondo del puerto sale la carretera que lleva a la punta del cabo de Roncudo, en la que está el faro, a casi unos dos kilómetros de Corme-Porto. La carretera va bordeando los acantilados de la ría de Cosme e Laxe hasta la punta, pudiéndose ver unas preciosas vistas de la ría y los acantilados. El paisaje es muy agreste en el que a medida que te vas acercando a la punta ya se puede oír el ronquido que producen las olas al chocar con las rocas de granito en plena mar abierta. Según se dice el nombre de Roncudo, proviene del ronco rumor que produce el mar cuando golpea las rocas de la punta del cabo.

El lugar es curioso y sobrecogedor, ya que al ver las cruces blancas que lucen sobre los acantilados te recuerda que en esta zona han perdido la vida muchas personas, debido a la gran cantidad de naufragios que se han producido en esta zona, y a la muerte de muchos recolectores de percebes en estos acantilados.

El faro fue construido en 1920 y tiene una altura de 11 metros, es un faro sencillo el cual está rodeado de pedruscos que le dan un aire misterioso. A la hora que estuvimos estábamos prácticamente solos, el viento y la mar empezaban a encabritarse, lo que nos producía cierta inquietud pero al mismo tiempo unas ganas de disfrutar del precioso paisaje con todo su espectáculo natural. Esperamos hasta la puesta del sol, pero no tuvimos suerte, el cielo estaba muy encapotado.

 Capilla de Nuestra Señora do Faro 

Mirador O Faro – 0608

Nuestra Señora do Faro

Puerto de Malpica

Al día siguiente nos dispusimos a visitar los lugares más interesantes del norte de la Costa da Morte, el primero que visitamos está situado a unos cuatro o cinco kilómetros de Corme-Puerto, en el monte de O Faro a 231 metros sobre el nivel del mar. Antiguamente en este lugar se encendían hogueras para hacer la función de faro para guiar los barcos en la mar y también para avisar de la llegada de barcos enemigos. Otra de las funciones era que cuando los pescadores se encontraban en la mar en plenas tormentas, las mujeres de los pescadores subían al monte, como si fuera un ritual a girar la vela de la capilla, para invocar a la virgen que parase el temporal para que los pescadores pudieran volver sanos y salvos al puerto.

Actualmente existen una capilla restaurada y un monumento al Sagrado Corazón de Jesús, que fue inaugurado en 1959. Consiste en una torre de 39 metros de alto, coronada por la estatua de la virgen, en la que internamente tiene una escalera de caracol de 133 peldaños en la que según dicen en lo alto se ven unas vistas preciosas de toda la costa. Nosotros no tuvimos la suerte de poderlas ver, ya que estaba cerrado el acceso a la torre y también a la capilla.

 Faro de punta Nariga 

Faro de punta Nariga – 0614

Estatua punta Noringa – 0618

Costa salvaje da Morte

Seguimos el camino dirección Malpica, en Miñons nos desviamos hacia la punta del faro Nariga, pasando por O Niñon. La carretera sube la montaña por bosque de pinares, hasta encontrar un parque eólico, a partir de este punto, el paisaje cambia radicalmente para bajar por la otra vertiente entre grandes rocas y arbustos típicos de una zona costera donde el viento bate con toda su fuerza. Al final de la bajada ya podemos divisar el faro de Nariga.

Este es un faro moderno, ya que fue construido en el 1998 con bloques de granito y tiene un alcance de 22 millas náuticas. Sorprende su diseño en forma de barco, en la que busca simbolizar la proa de un barco que se adentra a mar abierto, es obra del arquitecto César Portela. Creo que el diseño es muy acertado y consigue el efecto que buscaba Portela.

En el faro se puede visitar el mirador de la planta baja en la que podemos ver a nuestra izquierda unas preciosas vistas de los acantilados de Roncudo y a la derecha la punta del cabo San Adrián y las islas Sisargas. En este mirador existe una estatua de bronce que simboliza un mascarón de proa, obra del escultor Manolo Coia, que la titula “O soño do emigrante”, en honor de todos los gallegos que emigraron a las Américas. Subiendo por unas empinadas escaleras se accede al mirador de la estructura superior, en el que podemos ver unas espectaculares vistas a 360 grados de toda la zona.

Otra de las cosas que me llamó la atención son las diferentes formas de las rocas que rodean el faro en la que están esculpidas el viento y el mar hace miles de años y en las que se pueden encontrar algunas parecidas a animales y a la que tu imaginación le pueda descubrir.

 Ruta por la ribera del rio Anillóns 

Sinagoga del Agua – 2690

Sala Sinagoga, Sinagoga del Agua – 2693

Mikvéh, Sinagoga del Agua – 2697

Después de visitar Malpica, nos dirigimos hacia Ponteceso para realizar una pequeña ruta por la ribera del rio Anllóns. Este lugar lo descubrimos a través de unos panfletos que nos dejaron en el apartamento de Corme-Porto y nos pareció interesante realizar una visita.

En Ponteceso cogimos la carretera LC-423 en dirección a Anllóns, que queda aproximadamente a unos dos kilómetros. Allí se encuentra un cruce que indica Área de ocio A Garga, bajando se encuentra el rio y una vez cruzado por el puente de Garga el área de picnic. Allí dejamos el coche y empezamos a seguir un sendero que bordea el río.

El sendero sigue entre bosques frondosos de alisos, fresnos y robles con mucha vegetación de río y acuática. Está es una zona de especial protección natural ya que pertenece a la Red natura 2000. Esta ruta tiene unos dieciséis kilómetros hasta el refugio de Verdes, nosotros solo realizamos unos dos kilómetros, llegamos hasta el molino A Saimía, ya que se nos puso a llover con intensidad y como parecía que iba para largo, decidimos volver al apartamento de Cosme-Porto, para comer alguna cosa y descansar para ver si amainaba la lluvia.

 Praias da Barda y Balarés 

Praia da Barda – 0654

Praia da Barda – 0648

Praia da Barda – 0655

Por la tarde cuando dejó de llover y salió el sol, nos animamos a visitar las playas Barda y Balarés. Dos playas que quedan cerca de Cosme-Porto y son de aquellas que te dejan embobado ya que son de una preciosidad espectacular y prácticamente vírgenes, donde la naturaleza impera en todos los sentidos, os dejo unas cuantas imágenes de las dos playas y del mirador del Monte Blanco con vistas a la ensenada de rio Anllóns y a la ría de Corme y Laxe.

Compartir 
Ver anterior Ver siguiente