L’Hôtel-Dieu, Beaune y la Côte d’Or

Francia - Comentarios -

Una visita a la capital de los vinos de la borgoña y a su patrimonio histórico.

La Borgoña es una región que hemos estado varias veces, pero siempre uno o dos días, ya que nos venía de paso, yendo o volviendo de otros viajes por Europa, la verdad es que no la conocíamos con profundidad. A finales de agosto tuvimos la oportunidad de visitar con tranquilidad esta preciosa región de Francia, ya que estuvimos unos diez días en ella, invitados por unos familiares que tienen una casa y algunas viñas en esta región. El primer lugar que visitamos fue la ciudad de Beaune, que es la capital y centro del negocio del vino de la Borgoña.

 Beaune 

Calle de Beaune – 6685

La colegiata de Notre Dame – 6686

Claustro Notre Dame – 6687

Museo del vino – 6690

Calle de Beaune – 6725

Museo del vino – 66904

Beaune es una ciudad de unos 22.000 habitantes, situada a 45 km al sur de Dijon y a 30 km de Chalon-sur-Saône. Es una ciudad amurallada que posee diferentes edificios y monumentos de interés turístico, como La colegiata de Notre Dame del siglo XII, El palacio ducal que fue residencia de los duques de la Borgoña, Les Halles, el Museo del vino y por supuesto L’Hôtel-Dieu, el hospicio de los pobres que ha sido convertido en museo.

Cuando paseas por el centro histórico de esta ciudad, te da la sensación que todo respira a viñas, bodegas, vino y gastronomía. La verdad es que si realmente tienen fama los vinos de la Borgoña, es por el empeño que han puesto para alcanzar una buena calidad de sus vinos, la colaboración que tienen entre ellos y su buena organización. Esto ha hecho que sus vinos sean considerados mundialmente unos de los mejores vinos del mundo.

Queríamos visitar el Museo del vino, pero no pudimos porque era un lunes y los lunes permanece cerrado por descanso semanal. Así que seguimos nuestra visita a Beaune, visitando la Colegiata de Notre Dame y el claustro, que es un conjunto de construcción donde se mezcla el gótico con el románico.

 L'Hotel-Dieu (Hotel de Dios o los hospicios de Beaune) 

Patio de L’Hôtel-Dieu – 6696

Patio de L’Hôtel-Dieu – 6699

Patio de L’Hôtel-Dieu

Sala de los pobres – 6701

Cama de L’Hôtel-Dieu – 6705

Camas sala de los pobres – 6706

El principal objetivo que teníamos en la visita a Beaune, era visitar el museo de L’Hotel-Dieu, así que pagamos la entrada de 7,00 € y nos dispusimos a recorrer sus estancias.

El hospicio de L’Hotel-Dieu, fue fundado en el año 1443 por Nicolás Rolin, canciller del ducado de la Borgoña, como institución de caridad para dar servicio hospitalario a los pobres. Este asilo dio servicio a los ancianos hasta el año 1985, este servicio fue trasladado a otro edificio más moderno de Beaune y el antiguo hospicio fue reconvertido en un museo.

Para la construcción del edificio, Nicolás Rollin, se inspiró de la arquitectura gótica-flamenca, que vio en su viaje a Flandes. La fachada exterior que da a la calle es de estilo gótico muy austero, cosa que contrasta cuando accedes al patio interior del hospicio en que se puede observar una arquitectura más sobria con sus tejados decorados con tejas vitrificadas que mediante cuatro colores: rojos, marrón, amarillo y verde, forman unos diseños geométricos espectaculares. Las tejas actuales son una réplica, ya que se reconstruyeron en los años 1902 y 1907. El patio interior, está situado en el centro de los cuatro edificios que conforman el L’Hotel-Dieu, con un pozo situado al fondo del patio.

El recorrido de la visita, lo conforman las siguientes estancias:

  • Sala de los pobresEsta es una gran sala de enormes dimensiones, de 50 metros de largo, 14 metros de ancho y 16 metros de alto, al fondo de ella está situada una capilla para que todos los enfermos pudieran asistir a los actos religiosos. En los laterales de esta gran sala están dispuestas las camas de los enfermos mediante unos muebles de estilo medieval, que fueron restaurados el siglo pasado. En el techo destacan unas vigas de madera policromada decoradas con dragones de colores, que evocan los monstruos del infierno.
  • Sala Saint-HuguesFue creada en el año 1645 por el Maestro Hugues Bétault un benefactor del L’Hotel-Dieu, está decorada con once pinturas murales que ilustran los milagros de Cristo y otras dos están dedicadas a Saint-Hugues.
  • Sala de Saint-Nicolás Es una sala de tamaño más pequeño que albergaba a doce pacientes de ambos sexos. Este echó conmociono a Luis XIV en su visita que hizo al L’Hotel-Dieu, en el año 1658. Para solucionar que se pudieran separar los hombres de las mujeres hizo una aportación de 500 libras al hospicio. La sala actualmente alberga una exposición permanente sobre L’Hotel-Dieu.
  • CocinaLa cocina hasta el 1985, disponía de instalaciones modernas adecuadas a dar servicio a los enfermos que estaban hospedados. Luego cuando se trasladó el hospicio, se reconstruyó una muestra de cómo era a principios del siglo XX.
  • FarmaciaEn la primera habitación muestra el laboratorio donde las monjas realizaban sus medicinas para suministrarlos a los enfermos. En la sala destacan dos alambiques y una estufa, que le acompaña un cuadro en el centro de sala, pintado por Charles Michel Gallo Souville en 1751, personaliza los trabajos que realizaban en la botica en el siglo XVII. En la segunda habitación, presenta la farmacia con sus estantes que contienen más de 130 vasijas de barro que datan del año 1782.
  • Le Polytyque Esta es una sala que presenta un políptico del siglo XV, que encargó el canciller Rolin, que contiene 9 paneles que se atribuyen al artista flamenco Rogier van der Weyden.
  • Sala de Saint-Luis En esta sala se exhibe una serie de tapices, del siglo XVI que narra la parábola del hijo pródigo, otra serie de tapices del siglo XVII de Bruselas, que cuenta la historia de Jacob y finalmente un tapiz de Aubusson del siglo XVII, ” La Ronde des jeunes gens”

Aquí termina el recorrido de la visita a L’Hotel-Dieu.

 Côte d'Or 

Panorámica Côte d’Or – 6742

Côte d’Or – 6757

Pueblo Côte d’Or – 6753

Castillo de Còte d'Or

Pueblo Côte d’Or – 6751

Luego para terminar la tarde realizamos un recorrido por la parte alta de la Côte d’Or, donde pudimos apreciar algunas panorámicas de las viñas y visitar algún pueblo del precioso valle.

Compartir 
Ver anterior Ver siguiente