Daroca, una ciudad con una gran historia islámica y medieval

Aragón - Esp. - Comentarios -

Espectacular recorrido por una de las ciudades que reúne un gran patrimonio, en la que han convivido en su historia tres grandes culturas: la cristiana, la musulmana y la judía.

Debido a la lluvia, el frio y al mal tiempo, la primera tarde que visitamos Daroca solo pudimos realizar las visitas guiadas por el interior de la Colegiata de Santa María y el interior de la Iglesia de San Miguel. Con Carmen nos fuimos muy apenados el primer día, por la cantidad de cosas que no pudimos ver, sobre todo el recorrido por la ciudad y la gran cantidad de monumentos de estilo mudéjar que tiene Daroca.

Por suerte, unos amigos andaluces que también estaban alojados en las Termas Pallarés en Alhama de Aragón, en el que compartíamos algunas excursiones por el sur de Aragón y la provincia de Soria, no habían estado y tenían mucho interés en visitar Daroca. Motivados por ellos y por lo que habíamos dejado de ver, decidimos acompañarles una tarde, en el que pudimos satisfacer nuestro interés por conocer Daroca con profundidad.

Recorrido por la ciudad de Daroca

Puerta Baja, Daroca – 9282

Vista de Daroca – 9293

Fuente de los 20 caños, Daroca – 9279

El Ruejo, Daroca – 9283

Portal de Valencia, Daroca – 9286

Portal del Arrabal, Daroca – 9289

Daroca está situada en pleno Sistema Ibérico, en medio del valle del rio Jiloca en la que la ciudad se alza en medio de una hondonada a los pies de dos colinas, la de San Jorge y la de San Cristóbal. Daroca es una ciudad totalmente amurallada, siendo su recorrido de más de cuatro kilómetros en la que es considerada como una de las más largas y complejas de Aragón. La mayor parte de la ciudad está dentro del recinto amurallado, siendo la calle Mayor el principal eje de comunicación entre las dos principales entradas al recinto amurallado, la puerta Alta y la puerta Baja.

Aparcamos el coche cerca de la puerta Alta, desde este punto bajamos andando por la calle Mayor la principal calle comercial de Daroca hasta la oficina de Turismo situada en la misma calle. En la oficina de turismo nos informaron muy amablemente, de los principales monumentos y del recorrido que podíamos realizar para poderlos ver de una manera ordenada, también de los horarios de las visitas guiadas en los interiores de la Basílica y de las diferentes iglesias de la ciudad.

Continuamos bajando por la calle mayor hasta la plaza de Santiago, en la que justo enfrente comienza el antiguo Barrio de la Morería que aún conserva parte de su trazado de calles estrechas y sinuosas, lo atravesamos para salir por el Portal de Valencia. Este portal consta de un arco apuntado con un curioso balconcillo encima. A un lado, una torre de vigilancia pentagonal construida en piedra de sillar y al otro lado, otra torre con la típica construcción de las murallas de Daroca.

Saliendo al exterior de las murallas por el Portal de Valencia, nos encontramos con la Fuente de los 20 caños del siglo XVII. Está declarada Bien de interés Cultural, por ser uno de los pocos ejemplos de fuente monumental y ornamental que quedan en Aragón. En la fuente se aprecian diferentes motivos decorativos manieristas. En el centro de la fuente está esculpido el escudo de la ciudad.

Justo al lado de la fuente, en un pequeño parque infantil, se encuentra el monumento del Ruejo, que consiste en una piedra redonda de molino. Según dice la leyenda, esta es la piedra que el 14 de julio de 1575, día de San Buenaventura, esta piedra fue arrancada de un molino de la ciudad y arrastrada por las aguas torrenciales de una tormenta por la calle Mayor. Al estrellarse contra las puertas de la Puerta Baja consiguió abrirlas y evitó que la ciudad sufriera una gran inundación.

Desde este punto podemos apreciar una buena vista de la monumental Puerta Baja construida entre los siglos XV y XVI, que es la principal entrada a la ciudad. La puerta está formada por dos torres gemelas, con almenas y matacanes que están unidas por un arco de apuntado gótico, en la parte superior muestra el escudo de Carlos V.

Basílica de Santa Maria de los Sagrados Corporales

Basílica de Santa María, Daroca – 92

Interior Basílica Santa María, Daroca – 9043

Capilla de Santos Corporales, Daroca – 9046

Organo, Basílica Santa María, Daroca – 9061

Detalle, Basílica Santa María, Daroca – 9054

Detalle, Basílica Santa María, Daroca

La actual Basílica, es el resultado de varias transformaciones de diferentes estilos arquitectónicos que ha sufrido con tiempo, desde su primera construcción en el año 1130 sobre los restos de una mezquita. En su primera etapa de construcción se empleó el estilo románico, estas obras duraron todo el siglo XIII y parte del siglo XIV. Fue en el siglo XV que sufrió unas remodelaciones por ampliación con estilo gótico. En el siglo XVI, fue remodelada casi por completo, cambiando la orientación de la iglesia, quedando el templo renacentista actual. De su exterior cabe destacar el ábside románico, la Puerta del Perdón construida en siglo XVI de estilo gótico y la puerta principal de estilo romanista. El interior está formado por tres naves de la mima altura, siendo la central de doble anchura respecto a las laterales. Las naves las cubren unas bóvedas de crucería estrellada, de estilo gótico.

En su interior lo más destacable es, Baldaquino del altar mayor que está dedicado a la Asunción de la Virgen, La Capilla de Santos Corporales y el órgano de estilo plateresco de los siglos XV-XVI.

Iglesia de San Miguel Arcángel

Iglesia de San Miguel Arcángel, Daroca – 9301

Puerta de la Iglesia de San Miguel Arcángel, Daroca – 9302

San Miguel Arcángel, Daroca

San Arcángel, Daroca – 9074

Interior de San Arcángel, Daroca

Retablo de la Iglesia de San Miguel Arcángel, Daroca – 9075

Se comenzó a edificar en el siglo XII, con estilo tardorrománico y fue terminada más tarde, en el siglo XV, con estilo gótico primitivo. La estructura de Iglesia es de tres naves y un ábside, las naves se cubren con bóveda de cañón apuntado y el cimborrio, con bóveda de crucería. Destaca en su interior el retablo de pintura mural del siglo XIV, pintado al temple, que representa la coronación de la Virgen, la parte baja del retablo está representada por los apóstoles.

En los siglos XVII y XVIII se redecoró la iglesia al estilo Barroco, recubriéndose de estucos y pinturas, Se decoraron también las bóvedas

Compartir 
Ver anterior Ver siguiente