Visita a la Catedral de Burgos

Castilla y León - Esp. - Comentarios -

Uno de los ejemplos más claros del arte gótico español, destaca por su armonía, sus líneas y por la gran cantidad de obras de gran valor que contiene. Está declara de en sí misma, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.


En el recorrido que teníamos que realizar para llegar a la costa gallega desde Catalunya, nos venía de paso Burgos y León, esto nos ánimo que para aprovechar el viaje, decidiéramos pasar la noche en Burgos y continuar al día siguiente hasta Ribadeo, haciendo una parada antes en León para visitar también la Catedral de León. De esta forma, tuvimos la oportunidad de visitar estas dos grandes joyas monumentales que tiene la Comunidad de Castilla y León. Hoy solo voy a reportar la visita que realizamos a la Catedral de Burgos, próximamente publicaré la de León.

Llegamos a Burgos a las tres de la tarde, después de realizar unos quinientos kilómetros de una tirada en coche. Decidimos primero hospedarnos en el Hotel Mesón del Cid, que queda justo al lado de la catedral, en la que teníamos reservada una habitación. Después de aposentarnos, destinamos la tarde para realizar una visita tranquila a la catedral, que no la conocíamos. Nos quedamos asombrados de la grandeza de esta catedral y del valor artístico y monumental que posee. Esta catedral está considerada, con razón, una de las catedrales más bonitas e interesantes del mundo.

Adquirimos las correspondientes entradas para la visita, que nos costaron 7,00 € a cada uno, en el que con la entrada ya venía incluida la audioguía. Tengo que destacar que el precio de la visita es muy correcto ya que muy pocos monumentos de España y de Europa te incluyen el servicio de la audioguía en el precio de la entrada.

Historia de la Catedral

Capilla del Condestable

Cúpula de la capilla de la Natividad 

Capilla de la catedral

Sobre los cimientos de una anterior catedral de estilo románico construida entre los años 1080 al 1095, en la que por razones de que se había quedado pequeña para las necesidades de la próspera ciudad de Burgos, el rey Fernando III el Santo y el obispo D. Mauricio en el año 1221 decidieron levantar una nueva catedral. Como el obispo era conocedor de las nuevas corrientes de estilos de las catedrales francesas, dado que había estudiado en París, tomaron por referencia estas corrientes para la construcción de la nueva catedral. Se inspiraron principalmente en Notre Dame de París, la catedral de Reims, la catedral de Amiens… todas ellas de estilo gótico.

Se desconoce quiénes fueron los primeros maestros, pero se supone que fueron franceses contratados por el obispo Mauricio en su viaje a tierras del Imperio romano-germano en el que tuvo de atravesar toda Francia. En el año 1240 tomó el mando de la obra el maestro Enrique, también de origen Francés, pero este dio un giro al planteamiento de la obra. Decidió modificar la cabecera de la catedral construyendo un profundo presbiterio de tres tramos, rodeado de una amplia girola en la cabecera, a la que se construyeron cinco amplias capillas poligonales con dos capillas a cada lado de la zona rectangular, para ello lo reforzó en el exterior con arbotantes. Tal como se había realizado en la catedral de Reims. El maestro Enrique también colaboró en la construcción de la catedral de León, compaginándola también con la catedral de Burgos.

La catedral después de 39 años después de su comienzo, fue consagrada en el año 1260. La rapidez de la obra fue debido a su gran financiación económica y a disponer de canteras muy próximas a la obra.

En siglo XIV se realizaron grandes reformas en las capillas de la girola. Fueron en los siglos XV y XVI, que la catedral afrontó un nuevo impulso por encargo del obispo Alonso de Cartagena, con la incorporación del gótico-flamenco de la mano de los maestros de obra Juan, Simón y Francisco de Colonia. En aquella época se embelleció la fachada occidental construyendo las agujas que rematan las torres y el cimborrio que poseía una bóveda estrellada con plementería calada. El cimborrio que se construyó en aquella época se fue abajo causando ruina en el siglo XVI, para su rehabilitación se contrató a Juan de Vallejo que le dio un estilo plateresco. En aquella época también se realizó la capilla de los condestables ampliando la capilla radial central de la girola, para construir la cámara funeraria.

En el año 1921 se construyó un recinto funerario, cubierto por una losa, justo debajo del crucero de la nave central para depositar los restos del Cid y de doña Jimena, que fueron trasladados a Burgos desde el monasterio de San Pedro de Cardeña.

Recorrido por el exterior de la Catedral

Fachada principal de la Catedral de Burgos – 0277

Puerta del Sarmental – 0278

Agujas del crucero

En la fachada principal que se puede contemplar desde la plaza Santa María, podemos ver en la parte baja tres arcos apuntados y abocinados en el que el centro contiene la Puerta Real o del Perdón, que es la puerta principal de entrada a la catedral.

Sobre las puertas laterales de la planta baja, se alzan las dos torres casi gemelas del siglo XIII de casi 84 metros de alto, que están coronadas con dos agujas de base octagonal decoradas en estilo gótico germano.

Encima de la entrada en el segundo tramo de la fachada, podemos admirar un precioso rosetón centrado a la fachada con una estrella de seis puntas parecido a los que se encuentran en los monasterios circenses. El tercer tramo de la fachada presenta una galería, con dos arcos en el que por debajo de cada arco, existen ocho pequeños arcos en los maineles contienen una estatua de los ocho primeros reyes de Castilla, desde Fernando I a Fernando III. Encima de estos dos arcos en la barandilla superior preside la fachada una estatua de la Virgen con niño Jesús con la inscripción “Pulchra es et decora”.

Siguiendo el recorrido por la fachada meridional que da a la plaza del Rey San Fernando, centra el interés la escalera que sube hasta la Puerta del Sarmental que fue construida entre los años 1230 al 1240, es de destacar el tímpano obra del Maestro del Beau Dieu de Amiens, Francia. Preside el tímpano Jesucristo mostrando el Libro de la Ley rodeado de cuatro evangelistas. La puerta de entrada está dividida en un parteluz que contiene la estatua del obispo D. Mauricio.

En el conjunto de la puerta se alzan dos robustos contrafuertes rematados con pináculos, que en la parte central de encima de la puerta presenta un rosetón y encima de este rosetón una galería abierta parecida a la de la fachada principal.

En la fachada norte que da a la calle de Fernán González, se encuentra la Puerta de la Caronería, terminada en el año 1250, cuyo tímpano representa el Juicio Final, obra de artistas locales de la escuela del maestro Enrique. La puerta accede a la nave de la catedral mediante la Escalera Dorada de Diego de Siloé.

En la fachada de la portalada de La Caronería, se alza encima del portal un gran ventanal de triple arco y en su parte superior entre las dos agujas caladas, una galería de tres arcos ojivales.

Desde la plaza de la Llana podemos ver la Puerta de la Pellejería que está situada en una fachada de estilo gótico plateresco, obra de Francisco de Colonia entre los años 1516 al 1530. Destacan en el cuerpo superior los relieves del martirio de San Bautista y en su parte superior el de San Juan Evangelista. En el tímpano, lo presiden San Pedro, San Pablo y el obispo Donjuán Rodríguez Fonseca que está arrodillado ante la Virgen y el niño Jesús.

Recorrido por el interior de la Catedral

Capilla de la Presentación y la Consolación

Escalera dorada

Claustro alto

La arquitectura interior, excluyendo las capillas laterales y diversas dependencias adjuntadas construidas en etapas anteriores o posteriores, presenta una planta en cruz con crucero y girola. Compuesta de tres naves, siendo la nave central la más ancha con 11 metros de amplitud y 25 de alto, y los dos laterales que se fusionan en la girola. El techo es abovedado con crucería simple en los tramos rectangulares en casi su totalidad, exceptuando los tramos contiguos al crucero, que disponen de crucería estrellada.

Encima de los arcos formeros de la nave principal, corre por todo el perímetro de la nave un precioso triforio, con preciosos arcos trebolados que contienen arcos escarzanos coronados por un tímpano que está perforado. Encima del triforio dispone de un claristorio con vidrieras.

En el interior de la catedral con el tiempo y las aportaciones que han recibido, existen una gran cantidad de obras de arte de todo los tipos y estilos: capillas, retablos, pinturas, orfebrería, sepulcros, monumentos funerarios… todos ellos de un gran valor incalculable. Hago una lista de los más destacables:

En la nave mayor

  • Capilla mayor – Preside la capilla, el retablo mayor de estilo renacentista romanista, obra empezada en el 1562 por Rodrigo de la Haya, en la que tras su muerte en el 1577, la terminó su hermano Martín de la Haya. Preside el retablo la imagen de Santa María la Mayor a la que le está dedicada la catedral.
  • Papamoscas y el Martinillo – El ‘Papamoscas’ es un muñeco con aspecto grotesco, que abre y cierra la boca al dar el reloj las campanadas de las horas. En una balconada anexa se encuentra el ‘Martinillo’ que da los cuartos y las medias. Se tratan de autómatas del siglo XVIII.
  • Coro y trascoro – Emplazado en medio de la nave mayor, justo antes del crucero, se encuentra el Coro Catedralicio, un conjunto monumental escultórico en forma de U de sillería de nogal de estilo plateresco, labrado por Felipe Bigarny en el 1505. Detrás del coro o trascoro, el conjunto coral se resuelve con un trascoro de estilo barroco, del siglo XVII, que acoge valiosas estatuas de alabastro y lienzos de santos.

Transepto

  • Crucero – En el centro del crucero de la catedral se encuentra la tumba funeraria del Cid Campeador y doña Jimena. Ya explicado anteriormente.
  • Cimborrio – Después del derrumbamiento el 3 de marzo de 1539 del primer cimborrio construido en la década de los años 1460-1470 por Juan de Colonia, este mismo día se encargó a Juan de Vallejo la reconstrucción del actual cimborrio. Este cimborrio es de planta octagonal, con dos cuerpos y cuatro torres adosadas, rematadas con agujas. Los ocho lados exteriores abren en cada lateral un ventanal que proporciona una gran iluminación a la catedral, están decorados con motivos platerescos que se relacionan perfectamente con el estilo gótico de la torre. En el interior, el gran volumen arquitectónico se apoya sobre cuatro enormes pilares, en la que cuatro trompas se acoplan a la base de los dos cuerpos octagonales de la linterna. La linterna esta decorada con motivos renacentistas. Este conjunto se remata con una espectacular bóveda estrellada calada, con una estrella grande de ocho puntas.
  • Escalera dorada – Para salvar el desnivel que existe entre la Puerta de la Caronería y la nave de la catedral en el brazo izquierdo del transepto, en el 1519 se encargó a Diego de Siloé levantar una escalera imperial. El maestro construyó la obra de estilo renacentista, inspirada en el renacimiento italiano. Fue diseñada con gran riqueza iconográfica con gran abundancia de motivos de animales y vegetación. Es de destacar la balaustrada de hierro dorado del maestro Hilario, como reflejo de arte francés, que remata la obra.

Girola y trasaltar

  • Relieves del trasaltar – Detrás del altar podemos completar el relieve de piedra, de Felipe Bigarny que en 1498 le fue encargada por el Cabildo. El relieve está realizado con piedra caliza representando el Camino del Calvario. Dado el éxito de este relieve, el Cabildo encargó dos más: La Crucifixión y el de la Resurrección de Cristo, que están expuestos uno en cada lado.
  • La capilla del Condestable, construida en la capilla central de la girola, fue encargada por los Condestables de Castilla: Pedro Fernández de Velasco y Mencía de Mendoza y Figueroa para que contuviera su panteón familiar.

Es de destacar en la capilla: el retablo, obra de Diego de Siloé y Felipe Bigarny, realizado entre los años 1523 al 1526, representando la Purificación de la Virgen. El sepulcro de los Condestables, situado en el centro de la capilla, se encuentran las estatuas yacentes de los condestables, que están trabajadas con mármol de Carrara, se desconoce la autoría de la obra. También hay que destacar de la capilla: El cuadro de la Magdalena de Giovan Pietro Rizzoli, discípulo de Leonardo da Vinci y La Reja de la entrada, una obra maestra de Cristóbal Andino.

Claustro

  • Puerta del Claustro alto, es una puerta que se encuentra en el recibidor de la entrada de la Puerta del Sarmental, que normalmente permanece cerrada. Es una obra atribuida al maestro Juan Pérez realizada en el siglo XIII, destaca el tímpano con la escena del bautismo de Jesucristo y las esculturas de las jambas: a la izquierda a la Asunción y la derecha los profetas Isaías y David.
  • Claustro alto, obra del maestro Enrique a finales del siglo XIII, está considerada un ejemplo señero del arte gótico. Las galerías están cubiertas con bóvedas ojivales. Tiene una espectacular belleza la decoración de las arquerías, las arquivoltas y los capiteles de la galería. En el paseo por el claustro podemos encontrar estatuas, relieves, sepulcros… todos ellos de gran valor artístico y monumental.
  • Claustro bajo, fue utilizado hasta siglo XIX como cementerio, la rehabilitación fue inventada y realizada por el arquitecto Vicente Lampérez, en las que repuso las tracerías de las arcadas, decorando con ángeles los pilares y las completó con vidrieras de mosaicos de colores. Actualmente esta planta alberga un centro de interpretación de la catedral. En una de sus galerías se encuentra la capilla-cripta de San Pedro, que se considera que perteneció a la antigua catedral romana.
  • Museo Catedralicio, instalado en las capillas de San Juan y Santiago y en la Sala Capitular, entre las muchas obras que custodia destaca el Cristo de la Columna de Diego de Siloé y los recuerdos del Cid
  • Sala Capitular, destaca el techo de estilo mudéjar del siglo XV, los tapices flamencos del siglo XVI y las pinturas de Hans Memling del siglo XVI de la Virgen con el niño Jesús.

Capillas más interesantes de la catedral

En la catedral de Burgos existe una gran cantidad de capillas todas ellas de un gran valor histórico, artístico y monumental, sobre todo por sus retablos que presentan una gran variedad de estilos. Hago un listado de las principales capillas en las que es interesante realizar una visita:

  • Capilla de Santa Ana o de la Concepción
  • Capilla de Santa Tecla
  • Capilla de San Nicolás
  • Capilla de la Natividad
  • Capilla de la Anunciación
  • Capilla de San Gregorio
  • Sacristía Mayor
  • Capilla de San Enrique
  • Capilla de las Reliquias

Esta es una de las catedrales del mundo que no puedes perderte, dado que el conjunto es de una espectacular belleza, en la que contiene una gran cantidad de estilos góticos y de otros estilos de épocas posteriores. En ella se describe la historia y la herencia que nos dejaron nuestros antepasados.

Compartir 
Ver anterior Ver siguiente