Camino de ronda de Colera a Llançà, en la Costa Brava

Catalunya - Esp. - Comentarios -

Un espectacular recorrido por el extremo norte de la Costa Brava, uno de los caminos de ronda menos conocidos que proporciona una imagen diferente de esta preciosa costa catalana.

Este es uno de los caminos de ronda menos conocidos de la Costa Brava que vale la pena conocer, ya que ofrece toda una serie de paisajes y rincones salvajes espectaculares. Quizá lo más interesante es que transcurre por una de las zonas de la costa Brava más tranquila y menos edificada, con calas y playas casi salvajes y poco concurridas fuera de época vacacional.

La población costera de Colera está situada en las estribaciones del macizo de l’Albeda, formando parte de la costa norte de l’Alt Empordà, conjuntamente con Port de la Selva, Llançà, Portbou y Cerbère ya en territorio Francés. En la pequeña población de Colera se encuentran varias playas y pequeñas calas, las cuales en la mayoría de ellas se puede acceder en coche, como la Platja de les Portes, la Platja dels Morts o la Platja d’en Goixa. Desde la carretera de la Rovellada también se puede acceder a algunas calas y playas pequeñas hasta la punta de L’Escala. Todo este conjunto de playas y calas forman parte de la bahía de Colera.

Otra de las particularidades que posee esta población es que se puede llegar en tren, ya que posee una pequeña estación donde circulan los trenes internacionales, que la comunican con las poblaciones vecinas de Llançà, Portbou. También se encuentra un pequeño puerto deportivo y pesquero.

Para realizar el camino de ronda y evitar regresar por la misma ruta a pie, dejamos el coche en la estación de Llançà y cogimos el primer tren que pasó en dirección a Francia que tenia parada en Colera. Este trayecto en tren tiene un recorrido de 4 km, un coste de 2,15 € y una duración de 6 minutos. Creo que vale la pena aprovechar esta opción, de esta forma puedes aprovechar el día descansando y bañándote en cualquier playa o cala del recorrido.

El recorrido total del camino de ronda de Colera a Llançà es de más de 9 km, con una duración aproximada, sin paradas de 2:15 h, no tiene grandes dificultades excepto el tramo de la Playa de Port Joan a la Playa del Garbet, en el que es recomendable llevar calzado para transitar por rocas y agua.

 Camino de ronda de Colerà a Llança 

Vista de la Platja de les Portes

Cala Port Joan

Vista panorámica de Colera

Vista de la playa del Borro

Vista panorámica desde los viñedos

Vista del puerto de Llança

Una vez llegamos a Colera con el tren, aprovechamos para dar un pequeño recorrido a pie por la población visitando las playas más céntricas. A continuación, desde la playa de les Portes accedimos a la zona del puerto a través de un puente metálico que cruza el canal de Colera. Justo después de este puente se encuentra un camino el cual sube por los acantilados, con una subida bastante pronunciada. A medida que vas subiendo se pueden ver unas preciosas panorámicas de toda la bahía de Colera. Una vez arriba llegas al Mirador dels Canons, donde se puede disfrutar de unas grandes panorámicas del norte de la bahía y de la costa sur con las poblaciones de Llança y Port de la Selva al fondo. En este mirador se encuentran dos cañones del siglo XVIII, los cuales parece que nunca se han utilizado. En la guerra Civil Española este enclave fue un punto estratégico para defender a la población de Colera de los múltiples ataques que sufrieron para destruir el puente de hierro del ferrocarril que accedía a Francia.

Desde el Mirador dels Canons existen dos caminos para continuar el camino de ronda, uno es descender hasta alcanzar la Platja de Cap Lladró o del Carbassó, la cual queda debajo de un acantilado espectacular, con preciosas vistas de los islotes de Illa Grossa y la Illa Petita. A partir de este punto se sigue la línea costera por el acantilado que va descendiendo en dirección sur, bordeando los viñedos de la Finca Garbet hasta alcanzar la cala de Port Joan.

La otra opción es seguir por la ladera de la montaña, donde el camino atraviesa los espectaculares viñedos de la Finca Garbet con vistas panorámicas poco frecuentes en la Costa Brava, donde los viñedos llegan hasta la línea de mar de manera escalonada. El camino sigue por la ladera de la montaña hasta llegar a un punto que desciende con una pendiente muy pronunciada hasta alcanzar la cala de Port Joan.

Port Joan, una preciosa cala donde encontraremos un restaurante, una pequeña piscina y un pequeño embarcadero que pertenece a la finca particular de la familia de Miquel Mateo i Plà, ex alcalde de Barcelona, los cuales han cedido el paso para seguir el camino de ronda. A partir de este punto el camino se complica dado que continúa por el acantilado el cual en algunos tramos es necesario saltar por las pequeñas rocas del mar para no meterse en el agua. Siguiendo por la parte baja de este acantilado que bordea el mar nos encontramos la playa de Xarandó, con grava y arena gruesa, muy apreciada para los submarinistas por sus fondos marinos. Siguiendo el acantilado por la línea de mar y las pequeñas rocas, a unos cien metros accedemos a la bahía de la Platja del Garbet. Una extensa playa de arena de color grisáceo y arena gruesa, la cual está protegida como espacio de interés natural y paisajístico de la Costa Brava, es de las pocas que quedan sin edificaciones cercanas en la Costa Brava.

Siguiendo la costa nos adentramos en la península del Cap Gros a través de un sendero que sale de la zona sur de la Platja del Garbet, el cual nos lleva hasta el lado norte de la península donde se encuentran las pequeñas calas y acantilados de Borró, lugar frecuentado por nudistas donde disfrutan de un paraje salvaje y espectacular. En la península de Cap Gros existen una buena cantidad de senderos que vale la pena recorrer y que todos convergen a la Platja del Fotener, después de cruzar una zona boscosa. A partir de este punto el camino de ronda continúa por un sendero que bordea la costa pasando por encima de la cala muy cerrada de Bramant, otro lugar paradisiaco que posee unas aguas turquesa transparentes que seguro que te va enamorar.

Siguiendo el camino de ronda nos encontramos el bunker de Cap Ras, un antiguo bunker rehabilitado de la guerra civil. Continuando el camino cruzamos la Platja del Rastell, siguiendo por la Platja del Cros y la Platja de Grifeu donde decidimos descansar un buen rato para disfrutar de un buen baño y comiendo alguna cosa para coger fuerzas para continuar hasta Llançà.

La Platja del Grifeu, es una pequeña cala encantadora que posee un árbol en medio de la playa el cual proporciona una buena sombra. La playa en si está muy bien cuidada es de arena gruesa y el agua súper transparente. Como era finales de septiembre había muy poca gente, lo que nos permitió disfrutar de más de dos horas bañándonos y descansando bajo la sombra del árbol.

Después de tomar un buen café en la terraza del bar-restaurante que se encuentra en la misma playa, tomamos un sendero junto al Hotel Grifeu que bordea la carretera N.260 y la costa, el cual pasa por un seguido de pequeñas playas: la Platja de Sota el Parador, la cala de, l’Alger, la Platja de Sant Jordi y la Platja de l’Argilera donde se encuentra un viejo Bunker. Siguiendo la costa se llega al pequeño puerto de pescadores de Sant Carles ya en el casco urbano de Llança.

Compartir 
Ver anterior Ver siguiente