Recorrido por las tierras de Almazán

Castilla y León - Esp. - Comentarios -

Descubre unas localidades con unos espléndidos monumentos medievales y una gran historia de los siglos XV-XVI, en medio de una llanura de espectaculares coloridos paisajísticos.

En nuestra estancia a finales de marzo en Alhama de Aragón, decidimos programar tres días para dedicarlos a conocer la provincia de Soria, ya que era una de las provincias de España que nunca habíamos estado y que todo el mundo que la conoce nos había dicho que valía mucho la pena. Sobre todo por el patrimonio monumental que contiene y por la gran historia que ha vivido esta región en su pasado medieval.

Al recorrer esta zona de la provincia de Soria, una de las cosas que me impresionó y que no me esperaba, es el precioso paisaje que presentaba la inmensa llanura aquellos días de marzo. Con la tierra y las rocas de unos colores rojizos y ocres que combinaban con los prados y bosques con su intenso color verde de primavera, acompañado de un cielo azul intenso. También la sensación de la gran distancia de kilómetros a la redonda sin ver ninguna construcción o elemento que perturbara el espectáculo, exceptuando los molinos de energía eólica.

El recorrido que hoy os describo, lo emprendimos en coche desde Alhama de Aragón cogiendo la autovía A2 en dirección a Madrid, en la que a unos dieciséis kilómetros, cogimos la carretera A-116 en dirección a Almazán.

 Monteagudo de las Vicarias 

Castillo, Monteagudo de las Vicarías – 9612

Plaza, Monteagudo de las Vicarías – 9611

Iglesia de Ntra. Señora de la Mola – 9615

Plaza Mayor, Monteagudo de las Vicarías – 9618

Calle, Monteagudo de las Vicarías – 9622

Vista de Monteagudo de las Vicarías – 9624

La primera parada la realizamos en Monteagudo de las Vicarías, que es una villa de la comarca de las Vicarías de la provincia de Soria. Aparcamos el coche en la parte baja del pueblo, justo al lado de la carretera que conduce a Almazán. Las estrechas calles de subida nos condujeron hasta la Puerta de la Villa, que es la entrada principal al centro histórico.

La Puerta de la Villa es de estilo gótico del siglo XV-XVI y es la única puerta que queda en pie de las tres que existían antiguamente de entrada al recinto amurallado. La puerta presenta un arco apuntado defendido por matacanes y en la parte superior de la puerta de entrada esta coronada por una hilera de almenas.

Una vez dentro del recinto amurallado, las calles estrechas, empedradas y muy bien cuidadas, nos conducen a la plaza mayor donde se encuentra el Castillo y la Iglesia de Nuestra Sra. de La Muela. El castillo-palacio es de estilo gótico del siglo XV-XVI, de planta pentagonal, en cuyos ángulos se alzan varias torres de diferentes formas y detalles. Destacan tres torres: la de poniente que es de planta circular; la del sur de planta rectangular y la de levante de planta octagonal. Las torres están todas comunicadas por la parte superior del muro en la que podemos apreciar las alamedas. En su interior destaca el patio porticado renacentista.

La Iglesia de Nuestra Sra. de La Muela, queda en el lado oeste de la plaza junto al castillo. Es una iglesia gótica del siglo XV-XVI, de una nave y de tres tramos rectangulares: una capilla mayor con un ábside rectangular pequeño y dos capillas a los laterales. Cubierto con bóvedas de crucería de trazados diferentes. La portada es hispano-flamenca, en arco escarzano blaquetonado, con columnas adosadas de balaustre y motivos renacentistas.

No pudimos visitar el interior de la iglesia ni el castillo, ya que solo lo tienen abierto de junio a septiembre, según indicaba el letrero. Durante el recorrido que hicimos por las calles de Monteagudo de las Vicarías, casi no nos cruzamos con nadie, parecía un pueblo sin vida, esto que eran las 11:00 h de la mañana, tampoco encontramos ningún comercio abierto. Lo que si nos fijamos es que la mayoría de casas estaban totalmente cerradas a cal y canto. Dedujimos que las utilizan como segunda residencia por lo bien cuidadas que están.

 Morón de Almazán 

Palacio de los Mendoza – 9631

Iglesia Ntra. Señora de La Asunción – 9637

Plaza de Morón de Almazán – 9641

Campanario de Ntra. Señora de La Asunción – 9642

Concejo de Morón y Palacio de los Mendoza de Almazán

Concejo de Morón de Almazán – 9636

A unos diecisiete kilómetros de Monteagudo en dirección a Almazán, se encuentra Morón de Almazán, que tiene un gran interés turístico por su monumental plaza Mayor, que presenta una escenografía monumental espectacular al estar escalonados todos sus edificios y monumentos con una gran armonía arquitectónica.

En el punto más alto de la plaza se encuentra la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, dominando todo el conjunto monumental de la plaza. Esta iglesia se construyó entre los siglos XV y XVI, es de estilo gótico-renacentista con una preciosa portada de estilo hispano-flamenca que rompe totalmente con la torre de estilo plateresco, siendo esta torre una de las muestras más destacadas del plateresco soriano. En la parte intermedia de la escalinata se encuentra el “Rollo Jurisdiccional” como símbolo de la capacidad jurisdiccional del Concejo de la Villa, que significaba la capacidad de dictar sentencias en nombre del rey, por parte del Ayuntamiento medieval. Servía para exponer al escarnio público a los malhechores.

El edificio intermedio es el Palacio de los Mendoza, una construcción del siglo XVI, típica picota castellana de estilo gótico, que fue un encargo de Juan Hurtado Mendoza y su esposa Leonor. En la fachada se encuentra el blasón familiar encima de la puerta de entrada al palacio. Actualmente alberga el Museo Provincial del Traje Popular. En la parte inferior de la plaza se encuentra Concejo, antigua Casa Consistorial de estilo renacentista. La fachada esta porticada con tres arcos en parte baja y en el piso superior también presentan tres arcos porticados cerrados por grandes ventanales. Corona el edificio la torre del Reloj. En medio de plaza existe una fuente que le pone la guinda al conjunto monumental.

Después de la visita a Morón de Almazán seguimos la ruta hasta Almazán, que es la ciudad principal de la comarca de su mismo nombre.

 Almazán 

Puerta de Herreros, Almazán -9645

Iglesia de San Miguel, Almazán – 9649

Palacio de los Altamira. – 9650

Palacio de los Altamira. – 9650

Palacio de los Altamira. – 9650

El Cinto, Almazán – 9669

Empezamos el recorrido por la ciudad, entrando por La Puerta de Villa, que es la entrada principal al recinto amurallado de Almazán. Esta puerta accede directamente a la plaza Mayor de la localidad, una gran plaza donde al fondo podemos ver el gran palacio de los Hurtado de Mendoza, que nos recuerda el gran esplendor de los tiempos en los que se estableció las cortes de los reyes católicos y la del heredero, el príncipe Juan. El edificio fue construido a finales del siglo XV, sobre otro que existía anteriormente. La parte más antigua es la parte norte que da al rio Duero, la fachada es de estilo gótico. La fachada principal es renacentista-clasicista, con portada resaltada y un blasón familiar.

A un lado de la plaza Mayor, podemos ver la Iglesia de San Miguel, que está declarado monumento nacional. Es una iglesia románica del siglo XII, muy interesante por sus formas arquitectónicas ya que coinciden el estilo cisterciense en su estructura, el lombardo-catalán en la decoración externa del ábside y la linterna, y el mudéjar en la cúpula.

Otros de los principales monumentos que podemos visitar en Almazán:

  • La Iglesia de Santa María de Calatañazor, iglesia de finales del siglo XVI que contiene unas bóvedas estrelladas de crucería y un precioso retablo mayor de estilo romanista.
  • La Puerta de Herreros, de los siglos XII-XIII. Otra de las puertas para acceder al recinto amurallado.
  • La Ermita de Jesús, Una elegante capilla barroca de construcción octagonal que contiene en su interior una talla de Jesús de Nazareno, patrón de Almazán.
  • Rollo de las Monjas y paseo de ronda, es un torreón medieval que rodea un convento que es el inicio del paseo de ronda que bordea las murallas, con preciosas vistas al rio Duero.
  • La Puerta del Mercado, otra puerta de entrada que formaba parte del recinto amurallado en los siglos XII-XIII
  • El Cinto, paraje natural en el que se pueden ver unas preciosas panorámicas de la ciudad y de los restos de la muralla que quedan en pie en la parte alta de la ciudad.

Dejo para otros reportes, las visitas que realizamos otros días al sureste de la provincia de Soria.

Compartir 
Ver anterior Ver siguiente